22.9.14

Hasta que volví a verte

"Hoy te escribo desde la distancia, sin saber bien el motivo, sin saber aún que me lleva a escribirte. Quizás es el hecho de recordarte, de sentir mis latidos desbocados cuando te cruzaste en mi mirada. ¿Por qué? Se suponía que nunca hubo nada, que aquella tarde jamás llegó a significar algo para mí. Sin embargo, ahí estabas, ajeno a mi respiración acelerada, contemplándote a escasos metros de ti. Ilusa fui al creer que no habías hecho mella en mí..."

   En ocasiones pienso que existen personas que, aunque suene radical, casi se convierten en una droga para ti. Sin esperarlas siquiera, aparecen por tu mente cuando les apetece, paseándose como si habitasen el lugar, merodeando por todos los rincones y desordenando cualquier estancia a su lado.
   Lo más curioso es que muchas veces, al menos en mi caso, esas personas llegaron y se fueron, marcaron mi vida como si hubieran pasado años junto a mí, cuando lo cierto es que, apenas, quisieron quedarse un día. 
   Recuerdo lo que me enseñaron, esas pequeñas lecciones que quise recordar, las sonrisas que me provocaron... incluso un roce que me aceleró el corazón como nunca antes se había acelerado. Incluso yo misma creía que nunca significarían nada, que esas personas vinieron y se fueron como un susurro apenas audible, cuando realmente fueron una corriente brisa, que me sirvieron de impulso durante mi vida.
   Parece mentira que, a pesar del tiempo, las recuerde con tanto ahínco, o que revolucionen mi interior de tal forma que no creía capaz. Os juro que adoro a esas personas, que con tan sólo hacer acto de presencia impresionan, te remueven, cambian todo a tu alrededor. Ni si quiera es necesario que crucen su mirada con la tuya, que te hablen, que te sonrían... bastan con que se crucen en tu camino durante unos segundos y te des cuenta para que causen dicha sensación. 
   ¿Lo habéis sentido vosotros alguna vez? Para mí es una magia inexplicable, algo que ni este texto ni otro mucho más grande logrará explicar de verdad. Sin embargo, está, y no sé qué sería de mí si no estuviera.

"Sobre todo tú, que regresaste por casualidad, en un momento fugaz. No me viste, pero yo admiré cada milímetro de ti, y casi echo a correr cuando sentí mi cuerpo temblando, acelerándose, los latidos bombeando con fuerza, haciendo que mi vida volviera a brillar un instante. Sobre todo, tú".

Image and video hosting by TinyPic

6 comentarios:

  1. Hola Nati, muchas gracias por visitarme, queria darte la Bienvenida a Mi Mundo, no sé cual de los dos blogs es mas bonito! con lo cual me quedo en los dos porque entiendo que uno es de prueba y otro diario.

    Si te apetece no sé si sabes estoy de sorteo, por si te animas un besito enooorme

    ResponderEliminar
  2. Que bonito escrito :3 y tienes toda la razón hay personas que pasan por nuestras vidas como una estrella fugaz pero su estela se queda guardada en lo más profundo de nuestro ser

    Gracias por siempre pasarte por mi blog, besos y feliz mitad de semana ;)

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola!!
    La verdad es que al leer esto me recordó hace un año o así, antes de que decidieras darte un descanso, cuando publicabas capítulos de tu novela y también entradas similares a estas y ha sido una sensación muy agradable, al pensar luego que ya estas otra vez de vuelta.

    P.D: Te dejé un comentario en la entrada de Kate Morton algo larga, pero lo que no sé es si se envió, así que, ya me dirás.

    Un abrazo grande,
    Raxx

    ResponderEliminar
  4. Precioso texto. Es cierto que hay personas especiales que nos revolucionan por dentro solo con pensarlas.
    Me encantó como escribes me quedo por tu blog y te invito al mío (además tengo un sorteo activo muy especial)
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado el texto y tus reflexiones, maravillosa entrada!!besos

    ResponderEliminar
  6. Me encanta
    Closingtimerap.WordPress.com

    ResponderEliminar